Noticias | - 10:55 am


Seguros contra terremotos: tener o no tener4 min read

Seguros contra terremotos: tener o no tener

El seguro por terremoto es una cobertura adicional al seguro de incendio y consiste en otorgar cobertura a los daños materiales que sufra la vivienda como consecuencia de la acción directa e inmediata de un terremoto.

Cuando ocurre un terremoto, el instinto de muchos californianos es preguntarse: ¿Qué falla se movió? ¿Newport-Inglewood? ¿Hayward? ¿La poderosa falla de San Andrés?.

En julio de 2019, dos de los temblores más grandes que ha sufrido California en casi una década movieron al menos dos docenas de fallas. En los terremotos de Ridgecrest, algunos temblores ocurrieron segundos después del primer terremoto, de magnitud 6.4, el más fuerte sucedió 34 horas más tarde, esta vez de 7.1 de magnitud en la escala de Richter, escala sismológica logarítmica que numera la energía que libera un terremoto, denominada así en honor al sismólogo estadounidense Charles Francis Richter.

Glenn Pomeroy, jefe del departamento de terremotos de California, visitó Ridgecrest días después, “al llegar, se podía ver claramente que era un desastre”. Pero “la gente de Ridgecrest y las comunidades cercanas tuvieron suerte”, considera Pomeroy. El daño podría haber sido mucho peor, “si ocurriera uno de 7.1 en el subsuelo de Los Ángeles, veríamos una situación completamente diferente”, explica.

Los propietarios en Ridgecrest fueron afortunados, además alrededor del 20% de ellos poseía seguro contra terremotos. Se trata, aproximadamente, del doble del promedio estatal.

«En California, tendemos a utilizar el término “Big One” para referirnos a un terremoto muy grande en la falla de San Andrés, un terremoto de magnitud entre 7.8 y 8», explica Lucy Jones, sismóloga de referencia en California.

La de San Andrés es una de las fallas más estudiadas del planeta ya que en su práctica totalidad se encuentra sobre la superficie terrestre y fue la causante del terremoto de magnitud de 7.8 que destruyó gran parte de San Francisco en 1906, provocando la muerte de más de 3.000 personas. Los cálculos más conservadores apuntan que un terremoto de magnitud 7.8 en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos, dejaría al menos 2.000 personas muertas, más de 50.000 heridos y daños materiales que superarían los 200,000 millones de dólares.

Si se encuentra entre el 90% de los propietarios de viviendas en el estado sin cobertura de este tipo, es posible que desee reconsiderar su decisión. “Vivir en California significa convivir con el riesgo de que se produzca un terremoto en cualquier momento”, indica el comisionado de seguros del estado, Ricardo Lara.

Lo primero que debe tener en cuenta es que la mayoría de las pólizas ordinarias para propietarios de viviendas, inquilinos y condominios no cubren los daños causados por terremotos. Incendios, sí; robos, también. Terremotos, nada.

Según el Departamento de Seguros, aproximadamente el 21% de los propietarios de viviendas en los condados de Los Ángeles y Orange tienen cobertura por daños sísmicos. Las cifras disminuyen considerablemente en Inland Empire, con sólo el 9% de las viviendas cubiertas en Riverside y el 8% en San Bernardino.

No hay forma de endulzar esta cuestión, los seguros contra terremotos son caros. Pueden duplicar el coste de la cobertura de su hogar, agregando un promedio de $800 al año.

“Comprar o no comprar un seguro contra terremotos es una de las decisiones más difíciles para los propietarios”, considera Amy Bach, directora ejecutiva del grupo de apoyo de San Francisco United Policyholders. “Las cuentas pueden hacer que sea difícil de justificar”.

Una regla general a considerar es quién es el propietario de la mayor parte de su hogar, si usted o el banco. Si es usted, es decir, si ha pagado la mayor parte de su hipoteca, entonces hay más en juego y el seguro por terremoto tiene más sentido. Si es el banco, y usted está listo para dañar su crédito al dejar una estructura dañada por un terremoto, entonces el costo adicional de la cobertura puede no tener mucho sentido.

Según Pomeroy, hay una serie de variables que afectarán el coste de la cobertura. Por ejemplo, ¿su casa está construida sobre roca o arena?, ¿tiene uno o dos pisos?.

Pomeroy aconseja a los propietarios que visiten el sitio web de la entidad y hagan sus números con la calculadora. “Mucha gente piensa que el seguro contra terremotos es muy caro, lo entiendo”, explica. “Pero mirémoslo de esta manera, sin seguro, uno está en peligro de perder los ahorros de toda la vida”.

Bach, de United Policyholders, agrega: “Nunca nos hemos encontrado con alguien que haya pasado por un desastre y se haya arrepentido de tener demasiada cobertura”.

 

Fuente consultada: The L.A. Times

Ubique la Universal más cercana a usted: Direcciones

Si usted tiene preguntas o le gustaría una orientación: Contáctenos

Si desea añadir su nombre y el de su familia en el libro de oración: Libro de Oración

Regrese a la página principal: Página Principal

Si le interesa lea también: Se extreman precauciones por la viruela del mono

 


Informe de error