Noticias | - 9:23 am


Su madre descargó el dolor de sus heridas con él2 min read

Pensaba que la depresión que lo castigaba no tenía cura

Su madre descargó el dolor de sus heridas con él2 min read

Daniel Romero pensaba que la depresión que castigaba sus días no tenía cura alguna, comenzó a sufrir en su interior a la temprana edad de 13 años, cuando sus padres atravesaron una dolorosa separación. Su madre descargó el dolor de sus heridas con él. De ella se habían apoderado las raíces del resentimiento entrañando su corazón.

Daniel Romero tan solo quería ser amado por su madre y recibir una caricia consoladora, pero ella lo despreciaba, puesto que consideraba que su propio hijo habría sido la razón por la cual habría perdido a su pareja. No le quedaba más que salir a las calles y buscar en los peores lugares, por amistades y relaciones con las que solo intentaba llenar ese vacío con el que tenía que vivir.

Las malas amistades que frecuentaba lo habían inducido en el consumo de drogas, al usarla sentía haber conseguido la solución a todos los tormentos con los que vivía día a día, pero con el uso de estupefacientes llegó el insomnio, y con este sobraban las largas horas de la noche para que Daniel conviviera con sus deseos de suicidio.

El tiempo pasó, Daniel Romero creció, pero el dolor continuaba aun formando parte de su presente. Sentía una gran frustración provocada por los constantes fracasos que sufría cada vez que intentaba con alguna pareja formar un hogar.

Un día Daniel dejó de cuestionarse la existencia de Dios y se atrevió a cruzar las puertas de Iglesia Universal para solo darse cuenta que toda su vida había estado errado a cuanto a sus actitudes. Paso a paso fue procesando los cambios en su vida, gracias a su labor de poner día a día en práctica las enseñanzas que se consigue en la palabra del Señor.

Ahora Daniel Romero tras cada nuevo amanecer disfruta de una vida llena de cambios junto a su familia, quienes se les han unido para continuar juntos por el sendero de Dios.

Testimonio Daniel Romero.

¿Usted no logra ser saludable? ¿Usted ha sido internado en hospital? ¿Usted sufre con depresión, nerviosismo, insomnio, migrañas, desmayos, es dominado por el miedo, no logra ser saludable, sufre con una enfermedad cuyo diagnóstico no es identificado? No falte este domingo, donde será realizada una oración de fe para el libramiento de todo mal en su vida. Acompáñenos este viernes en el 703 S Broadway, en la esquina de la calle 7 en Los Ángeles, California, o en el 625 S Bonnie Brae, Los Ángeles, CA y en la Universal más cercana a usted.

Lea también: Era una mujer muy exigente y totalitaria.

Síganos en Instagram: @iglesiauniversalusa


Informe de error