Noticias | - 11:27 am


La Verdad (Parte 2)3 min read

La Verdad (Parte 2)

La Verdad Parte 2

El Espíritu Santo declara que:

«Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad» (Romanos 1:18).

«Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que, al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén» (Romanos 1:25).

La verdad es también la base de la armadura que Dios nos ha otorgado, con el fin de vencer los principados y potestades espirituales del mal; ella es la firmeza del carácter divino, donde están asentados todos los demás componentes de la armadura completa de Dios, conforme a Efesios 6:14, que dice:

«Estad, pues firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia».

Cuando el Señor Jesús dijo:

«Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede» (Mateo 5:37).

Naturalmente, que en este consejo está la demostración de una actitud cristiana genuina, pues hay una definición del comportamiento del seguidor del Señor Jesucristo. Es obvio que, en un mundo increíblemente injusto, donde se procura aparentar algo que realmente no es, la hipocresía se ha arrastrado incluso dentro de la Iglesia Cristiana viendo que las personas están buscando, a cualquier precio, asumir posiciones destacadas, sin preocuparse con la vida espiritual y, por eso mismo, fingen, mienten, engañan, dicen medias verdades, en fin, están siempre procurando un medio incorrecto para alcanzar sus objetivos. Se parecen a aquellos estudiantes, que no les importan los medios utilizados con tal de pasar para el grado superior, y que no les importe copiar con tal de conseguirlo. Infelizmente, he visto candidatos a obreros y pastores presentarse con el aire más santurrón posible, aparentando santidad, pero en lo más íntimo están llenos de engaño. Piensan ellos que el santo ministerio puede hacerse con trampas y engaños. El líder espiritual puede fácilmente engañarse, y permitir que eso acontezca, sin embargo, más pronto o más tarde, toda la maledicencia, engaño y mentira aparecerá, porque el propio Señor ya determinó:

«Así que, no los temáis; porque nada hay encubierto, que no haya de ser manifestado; ni oculto, que no haya de saberse» (Mateo 10:26).

Por tanto, ¡seguid a la verdad, porque en ella está la Justicia de Dios!

 

Fuente: El Carácter de Dios (autor: Obispo Edir Macedo)

Ubique la Universal más cercana a usted: Direcciones

Si usted tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Si usted le gustaría añadir su nombre y el de su familia en el libro de oración: Libro de Oración

Regrese a la página principal: Página Principal

Alimente su espíritu, leyendo mensajes de fe para su edificación espiritual: Viviendo por la fe

Si le interesa lea también: La Verdad

 


report error