Noticias | - 8:00 am


Podía estar rodeada de amigos y familiares y fingir que todo estaba bien2 min read

Sentía un vacío en mi interior muy fuerte que nadie entendía.

Podía estar rodeada de amigos y familiares y fingir que todo estaba bien2 min read

– Mi nombre es Brenda Ramírez y antes de llegar al centro de ayuda de la Universal pasé por una depresión muy fuerte, durante esta etapa de mi vida yo sentía un vacío en mi interior muy fuerte que nadie entendía. Yo podía estar rodeada de amigos y familiares y fingir que todo estaba bien, pero en mis momentos de soledad dejaba de ser esa Brenda feliz para ser la persona triste, marchita y vacía por dentro, la cual era en realidad.

– Este vacío que vivía en mi interior no solo apagaba toda luz dentro de mí, si no que me hacía sentir desvalorizada como persona. Desesperada por una salida a la amarga situación por la que atravesaba busqué refugio en los vicios, pensando que entregándome al alcohol y el consumo de cigarrillos podría saciar el dolor.

– Los ataques emocionales que me generaban los vicios me mantenían en un estado de aislamiento total donde no deseaba estar en compañía de nadie. No entendía cómo me estaba sintiendo.

– Llegué a tener la autoestima muy baja, no me quería a mí misma, no podía ni verme al espejo, pasaron los días, uno tras otro y así, con esta autoestima deambulaba por la vida. Un día oí hablar del centro de ayuda Universal y decidí asistir un día domingo, el día que llegué ese extraño vacío aun vivía en mí.

– A partir del momento que conocí la Iglesia Universal pude sentir una inmensa paz dentro en mi interior que no había sentido nunca antes, pude desahogarme y llorar para sacar toda esa oscuridad dentro de mí, sentí que cada lágrima expulsada era la expresión de mi desahogo.

– A través del tiempo con mi participación en la Iglesia Universal fui entendiendo el verdadero significado del Espíritu Santo y como darle la bienvenida en mi corazón. En la Iglesia Universal pude aprender y atender que existía un Dios bueno y verdadero. Decidí entregar mi sacrificio a través del ayuno de Daniel, dejé a un lado todas esas cosas que me apartaban del camino de Dios.

Hoy en día Brenda Ramírez es una persona completa y feliz gracias al Espíritu Santo.

Testimonio Brenda Ramírez.

Síganos en Instagram @iglesiauniversalusa

Lea también: Todos mis sueños se perdieron por causa de los vicios


report error